Patrilda

Thursday, July 28, 2005

MIS SILENCIOS

Aquéllos que me conocen saben que mis silencios son mas señal de melancolía que de buenos momentos, aunque pensándolo bien, no siempre es así….mis silencios son espacios para encontrarme, para hacer una pausa y entender lo que siento, porque no siempre las cosas resultan favorables, pero cuando eso pasa, algo debemos aprender de ello.

Estoy bien si es lo que se preguntan, no tengo más que ayer, ni menos problemas, pero si un poco más de optimismo para enfrontar la vida, se marca la diferencia en estos días en que me he desprendido de sentimientos valiosos para mí, tal vez porque he entendido que lo que no te da, tampoco te quita…y la vida ya es bastante conservadora en momentos placenteros, como para quitarle valor a los que tenemos.

Se que puedo ser como una piedra en el zapato, pero también es cierto que no me mido cuando se trata de afecto, soy sincera y siempre digo lo que siento, (aunque me cueste caro no adaptarme a la lógica de las relaciones sociales) tal vez por eso me duele tanto ver tanta palabra huérfana de sentimientos poniéndome al día.

He leído un par de cosas que bien describen como me siento, (con el permiso de los autores):“mi mayor regalo es no estar como hace un año” (de-fi-ni-ti-va-men-te) “no hay tiempo desaprovechado cuando se emplea en uno mismo” (me voy de vacaciones!!!); y esta última que me encanta…“lo importante no es tener amigos perfectos, sino amigos sinceros” … sean felices, como yop

Wednesday, July 13, 2005

TU FOTO


No puedo hablarte, no puedo alcanzarte. Por más que te necesite, por más que mis manos se llenen de caricias, por más agua de mar; no puedo hacer nada más que esperar a que raciones los segundos disponibles, a que salgas de la sombra.
No puedo decirte hola, ni buenos días, no puedo contarte las horas lentas de la noche sentada sobre interrogantes. Aunque sienta urgencia no puedo enseñarte mi vestido roto, mi boca cosida, las mariposas de mis dedos.
Por más que te necesite, solo me queda el silencio y tu hueco del otro lado de las horas. Estás ahí, en algún lugar, detrás de alguna sombra, fuera de mi alcance, de mi voz.
Mientras, me derramo y me licuo. Las caricias se me hacen añicos contra el suelo, los besos se me cristalizan en los labios, el calor se me vuelve frío, el silencio se me vuelve aguja en los oídos, y la cama es un cementerio.
Miro tus foto y no te reconozco en ellas. ¿Cómo serás en este preciso momento? ¿En qué exacto lugar andarán tus pies? ¿Dónde habrás guardado mi nombre? ¿Lo volverás a utilizar?
Quisiera que, por un momento, me pintaras en tus sueños igual que pintabas mi piel con tu lengua. Se lo grito a tu foto, te lo grito a ti que me miras con ojos vacíos desde el otro lado de este papel muerto. Nada que se parezca a tu mirada abierta, a tu sonrisa de niño malo.
Y la madrugada no tiene alma! Otra noche vacía al otro lado de la cama. Y la madrugada no tiene compasión llenando de vacíos cada espacio en blanco. Y mientras yo, en medio de esta guerra de silencios, de huecos, de distancias, de fotos ausentes, de nadas grises.
Tus fotos no hacen que me sienta como si alguien me quisiera. Tus fotos hacen que me sienta como si alguien me olvidara...

Friday, July 01, 2005

... ESTAS

Minutos que se hicieron horas... metros que parecieron kilómetros.

Angustia que cortó mi respiración; corazón latiendo tan rápido que se me salía por la boca.

Podías estar camino de regreso pero el azar, la fortuna o mi angel de la guarda hicieron que ese día no hicieras aquel viaje.

No quiero recordar el horror que viví hasta que mis ojos se encontraron con los tuyos.

Tenía tanto miedo de abrir la puerta y que no estuvieras... que cuando supe que estabas al otro lado necesité tiempo para poder calmarme antes de correr a tu encuentro.

En ese momento me di cuenta de que te quiero mucho más de lo que yo pienso. Hoy no te tengo, pero ESTAS...

(... No quiero pensar en lo que puede ser tenerte sin estar)